viernes, 5 de marzo de 2010

Reseña de La leyenda de la piedra, de Barry Hughart


En Aurora Bitzine ha aparecido la siguiente reseña:

La leyenda de la piedra

De la reseña se desprende que al reseñador le ha encantado el libro, sin duda, pero no deja de señalar algún detalle desfavorable que, en mi opinión, será con lo que se quedarán los lectores. Por tanto, es más probable que la reseña sirva para que descarten la compra que para recomendarla... a pesar de la opinión fundamentalmente favorable del reseñador, cuya intención seguro que no era que sucediese eso. Ojo, no critico la labor del reseñador, pero sí advierto de los efectos imprevistos de un tipo de reseña: es lo que llamo "reseña con pero", que merecerá una entrada en una futura ocasión.

Por lo demás, es cierto que en éste y sus otros libros (Puente de pájaros, Ocho honorables magos), Barry Hughart consigue salvar con éxito el mayor peligro de la chinoiserie; a saber, que el autor quede tan encantado con su imitación del estilo chino como efecto cómico que la narración se empantane en volutas. Éste es un defecto muy evidente de la obra de Ernest Bramah, por ejemplo, aunque desde luego hay quien la disfruta, y mucho.

Hughart es más liviano, con diferencia, y sobre todo cayó a tiempo en la cuenta de que la chinoiserie por la chinoiserie no tiene alma: memorablemente, reescribió de arriba abajo su primera novela, Puente de pájaros, para dotarla de corazón, ¡y de qué manera! Para quien tenga curiosidad, en la red puede encontrarse esa primera versión, muy divertida y muy correcta, pero a gran distancia del resultado final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada