martes, 20 de noviembre de 2018

Herederos del tiempo, de Adrian Tchaikovsky, en Artifex con oferta de preventa


Me alegra ofreceros la posibilidad de adquirir a un precio excepcionalmente bajo la novela Herederos del tiempo, de Adrian Tchaikovsky. La versión corta de esta oferta: en este enlace encontraréis la ficha de este libro en Cyberdark. Adquiriéndolo allí en preventa, es decir, antes de la fecha de publicación (el lunes 26 de noviembre), podéis conseguirlo al precio de tan sólo 19,95 euros. Pero tras la fecha de publicación, su precio subirá a 29,95 euros. Este título saldrá en nuestro sello Artifex, lo que significa que sólo podrá encontrarse en Cyberdark y en las librerías que adquieran ejemplares directamente a la editorial (en la práctica, probablemente sólo Gigamesh en Barcelona). Es uno de los títulos de ciencia-ficción más interesantes de los últimos años, y ningún aficionado al género debería quedarse sin él. ¡Aprovechad ahora que está en preventa a precio de oferta!

La versión larga, para aquéllos a los que os guste conocer los entresijos editoriales, se encuentra a continuación.

En 2015 se publicó la novela Children of Time, del escritor británico Adrian Tchaikovsky. Este autor ya era conocido por su larga serie Shadows of the Apt (10 volúmenes), una saga de fantasía épica cuyo mayor aliciente era que los clanes imaginarios diseñados por el autor poseían características de insectos. Atraído por este planteamiento, me leí parte de la primera entrega, Empire in Black and Gold, y quedé muy escasamente impresionado: lo imaginativo del universo se veía lastrado por una prosa pedestre, y una tendencia muy propia del género a estirar las tramas a base de encadenar escenas de poco interés. Pero Children of Time prometía ser algo distinto: era autoconclusiva, para empezar, y se trataba de ciencia-ficción. Contra lo que cabría esperar de un autor que tantas páginas había dedicado a la fantasía, las reseñas de su incursión en la cf que comenzaron a aparecer eran muy favorables. Así que me compré un ejemplar, y me dispuse a leerlo con una saludable dosis de desconfianza.

Que me llevé una gran sorpresa es poco decir. Lo que me encontré fue una novela en la que, aunque seguía siendo perceptible que el autor no era un virtuoso, sí que había un esfuerzo de crear impresiones mediante el uso del lenguaje; una novela en la que todo estaba tan medido y sopesado que no sobraba ni una escena; una novela que se internaba en terrenos francamente arduos propios del género, y que salía airosa de ello porque conseguía hacer extremadamente accesibles temas habitualmente abstrusos. Era, en definitiva, una novela que no traicionaba que Tchaikovsky era un novato en la cf, sino un autor que usaba sabiamente los tropos del género para contar una historia al tiempo profunda y estimulante, reflexiva y entretenida. Esta combinación de ambición y accesibilidad la convertía, a mis ojos, en una suerte de santo grial del género: la novela apta para los paladares sobreestimulados del aficionado viejo, y al mismo tiempo una sensacional novela al alcance de cualquiera, un auténtico portal de entrada a la ciencia-ficción.

Naturalmente hicimos una oferta por los derechos de traducción al español, y los adquirimos rápidamente. Al año siguiente, las incontestables virtudes de Children of Time le valieron el premio Arthur C. Clarke a la mejor novela, y el resto es historia: se vendieron sus derechos cinematográficos, se preparó una edición para Estados Unidos (que saldrá el mes que viene), y Tchaikovsky, cuya carrera recibió un considerable espaldarazo, emprendió entre muchos otros proyectos la escritura de una secuela, Children of Ruin, de lectura completamente independiente.

Ahora, por fin, la traducción al castellano de esta novela se pondrá a la venta bajo el título de Herederos del tiempo. La principal explicación de por qué ha pasado tanto tiempo entre que adquirimos los derechos y la aparición en nuestro país es que yo mismo me he encargado de la traducción, y aunque al comienzo de mi andadura como editor traduje varios de los primeros títulos de Bibliópolis (En alas de la canción, Marcianos, go home!, Bóvedas de acero, Los gigantes de caliza y La historia de tu vida), no soy un traductor profesional, en el sentido de que no tengo adquiridos los hábitos de trabajo rutinario que permiten a alguien que se dedique a esto despachar una novela de 500 páginas en dos meses y pico. Pero desde que lo leí por primera vez sentí que era un texto que estaba a mi alcance y, después de todo, lo que no tengo de profesional de la traducción lo tengo de meticuloso: no en vano, he revisado todas y cada una de las cerca de doscientas traducciones que he publicado. Así que creo que puedo defender que mi trabajo es dignamente competente, y un buen reflejo del original. Lo que habría deseado es haberlo realizado más rápidamente, pero había otra razón para no apresurarse.

El segundo motivo para el retraso en la publicación de Herederos del tiempo es que en estos años la colocación inicial vía distribuidora de novedades de autores no asentados en el mercado editorial ha continuado su progresivo descenso. La colocación inicial no es igual a ventas: es la cantidad de ejemplares que la distribución puede hacer llegar a librerías. Dado que éstas tienen derecho a devolver los ejemplares si no se venden, la dinámica habitual (salvo éxitos sorpresa o goteo a largo plazo de autores muy conocidos) es que la venta final supone una fracción de la colocación inicial. Por tanto, si ésta es muy baja, la mayor parte de los libros nunca tendrán ventas suficientes para cubrir gastos. En una situación de bajas colocaciones repetidas, cada nuevo título publicado supone pérdidas para la editorial, con mínimo a corto plazo, y a menudo definitivamente.

Por eso, la publicación de un título como Herederos del tiempo, a pesar de su interés y calidad, es particularmente peligrosa si se realiza mediante distribución convencional, ya que al ser la primera novela en el mercado español de un autor desconocido, encontrará mucha resistencia a su difusión... y más todavía en unos tiempos que están demostrando que prácticamente todo lo que no sea un best-seller desaforado sencillamente no se distribuye lo suficiente. Para que os hagáis una idea, la máxima colocación inicial esperable para este título, si hay suerte, es de 500 ejemplares. Eso se traduciría en que, salvo milagros, las ventas a medio plazo estarían por debajo de esa cifra. Y 300 o 400 ejemplares vendidos por distribuidora sencillamente no cubren ni la mitad de los gastos de producción de un título como éste.

Tenemos alguna experiencia de títulos colocados discretamente en el pasado (pero aun así en mucha mayor cantidad que ahora: eran otros tiempos) y que luego han encontrado su público gracias a su calidad, a las recomendaciones de los aficionados y al continuo trabajo de proselitismo que hacemos en la Feria del Libro de Madrid: por ejemplo, Los tejedores de cabellos de Andreas Eschbach ha agotado su primera tirada de 2.000 ejemplares, y La historia de tu vida de Ted Chiang agotó otros tantos en Bibliópolis un año antes de que el estreno de la película La llegada de Denis Villeneuve nos permitiera reeditarlo en Alamut y que se convirtiera en un pequeño fenómeno. Pero lo que estos casos tienen en común es que esta vía lenta es, justamente, lentísima: estamos hablando de diez o doce años para agotar tiradas o, en otros casos (como Accelerando, de Charles Stross), para meramente cubrir gastos. Como he dicho a veces a mis amigos conocedores del género, es factible publicar cf sin perder dinero... si se goza de una excelente salud y una razonable esperanza de vida.

Bromas aparte, está claro que en esta tesitura la edición en nuestro sello principal, Alamut, y con distribución convencional de Herederos del tiempo habría sido, en el peor de los casos, condenar al libro a ser ignorado, y en el mejor lanzarlo en una trayectoria que lo convertiría en un éxito discreto muchos, muchos años después. Se imponía una solución innovadora. Y ésta ha llegado de la mano de nuestras experiencias anteriores con el sello Artifex de venta directa y las ofertas de suscripción. Sencillamente, Herederos del tiempo sólo estará disponible, hasta que se agote la tirada que haremos en el sello Artifex, en nuestra propia librería Cyberdark y en aquellas otras que adquieran ejemplares directamente a la editorial (lamentablemente, muy pocas; la única que lo ha hecho regularmente con otros títulos de Artifex es Gigamesh en Barcelona). Como nos consta que esto supondrá un engorro para muchos lectores, para compensarlo y ofrecer un aliciente, durante el periodo de preventa (es decir, antes de la puesta a la venta el 26 de noviembre) Herederos del tiempo podrá adquirirse a un precio muy rebajado (19,95 euros) sobre su precio final (29,95 euros), exactamente como en nuestras anteriores ofertas de suscripción.

¿Y qué pasará luego? ¿Llegará alguna vez Herederos del tiempo a las librerías que deseen recibirlo a través de los canales de distribución habituales? Sinceramente, el plan que es sí: agotada la tirada de Artifex, y constatado así el grado de interés de los lectores, sacaríamos una edición en el sello Alamut (sin variar el PVP). Ahora bien, el plazo para la aparición de la edición en Alamut está por determinar: cabe la posibilidad (aunque es remota) de que las preventas en Cyberdark agoten toda la tirada; o bien (de forma más realista) que tras su puesta a la venta se sigan adquiriendo ejemplares al precio final durante varios meses hasta que vendamos todos; y en condiciones normales deberíamos agotar la edición de Artifex en la Feria del Libro de Madrid de junio de 2019. Claro que cabe la posibilidad de que esta tirada nunca se agote, lo cual no será difícil interpretar como una enérgica advertencia para no reeditar esta novela en Alamut. Como siempre, los lectores tienen la última palabra.

Espero que los lectores que nos han acompañado en otros proyectos creativos de publicación (Las Monarquías de Dios de Paul Kearney, Shadowmarch de Tad Williams, Trilogía de los Macht de Kearney, Tierra de Héroes de Richard Morgan) se animen a hacerse con Herederos del tiempo por la vía que ofrecemos, no sólo porque así tendrán la oportunidad de conseguir un título excelente a un precio muy atractivo, sino también porque al hacerlo estarán contribuyendo a que se acerque el momento de difundir más ampliamente la obra de Tchaikovsky en español y hacerla llegar a todas las librerías. ¡Contamos con vosotros!

1 comentario:

  1. Hola.

    Una pregunta que posiblemente sea muy inocente, pero ¿Por qué no lo publicáis en formato digital? Eso os ahorra el problema de la distribución.

    Y me imagino que la respuesta será "Por la piratería", pero realmente es ir contra los tiempos el no poner a la venta una edición digital de la novela. Gastarse 30 € (más gastos de envío) por una novela, frenará a muchos que podrían estar interesados en la misma.

    Josep

    ResponderEliminar